Navega per la categoria

Societat

Viva Cái

Juan de Dios Ramírez-Heredia Montoya – Abogado y periodista – Unión Romaní, 23 de abril de 2022

Cádiz ha borrado del callejero el nombre del Marqués de la Ensenada

EL 8 de abril de 2022 la ciudad de Cádiz borró de su callejero el nombre de un genocida, el Marqués de la Ensenada, artífice de la Prisión General de Gitanos del año 1749. Un acto pequeño para la defensa de la Memoria democrática Gitana, que queda unida a la memoria democrática andaluza y gaditana. Cádiz debe de seguir luchando en la reparación, reconocimiento y emancipación del Pueblo Gitano y tratar de reconciliarse con su pasado. No debemos olvidar que esta calle se llamó Marqués de la Ensenada, pero al renombrarla como calle del Pueblo Gitano uniremos, para siempre, la idea de que el progreso de las naciones no debe descansar nunca en el dolor de aquellos que menos tienen. (Lo dijo Miguel Angel Vargas en el acto de la nueva rotulación de la calle)

¡Viva Cái que es mi tierra!

Sí, amigos y amigas, míos. Y lo digo añadiendo mi grito al de Alejandro Sanz:

“Viva Cái, viva el arte… viva la viña y el mentidero,
viva la provincia y los astilleros.
viva tu corazón. Viva tu compás. Tu caleta,
y viva mi madre, la que me parió”
.

Y yo añado, Alejandro, que ¡Viva también la mía, la madre que me parió en Puerto Real! Una gitana guapísima, que se llamaba Salud y que tenía dos ojos verdes como dos esmeraldas. Poco se podía imaginar aquella gitana adelantada y analfabeta, que se empeñó en que su hijo, yo, fuera a la escuela de la Salle y luego al “Colegio de las Canteras”. Y que luego sería Diputado Constituyente y que su firma figuraría en el texto original de quienes hicimos y votamos la Constitución Española. Y que sería Diputado andaluz gaditano que también votó y colaboró en la redacción del Estatuto de Autonomía de Andalucía y que vio colmadas todas sus ambiciones políticas, culturales y gitanas cuando la Universidad de Cádiz, adelantándose a otras que igualmente perseguían lo mismo, le invistió Doctor Honoris Causa.

Sí amigos míos, déjenme repetir una vez más que ¡Viva Cái y Puerto Real y Jerez de la Frontera que juntas son la tierra donde nací y me crie!

Demasiadas veces nos damos de narices con el Marqués de la Ensenada

Tal vez la ubicación más sangrante la encontramos en la capital de España. En Madrid lleva el nombre del genocida marqués la calle donde se encuentran las sedes del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial.

Hace unos años, Sandra Heredia Fernández, que es una gitana cordobesa, luchadora experimentada en la defensa de los derechos humanos de todos, actualmente concejal en el ayuntamiento de Sevilla, y que goza de una sólida formación universitaria, dijo que hacer honores al Marqués de la Ensenada sería para reconocerle sus esfuerzos por la potenciación de la industria naval para seguir con la colonización de las américas. Pero que lo que la sociedad española desconocía era que esos barcos se hicieron con las manos de esclavos gitanos condenados por las pragmáticas antigitanas del Marqués.

Lérida, la pionera

Fue en el año 2018 cuando los gitanos de Lérida logran quitar el nombre del Marqués de la Ensenada a la calle que lo llevaba. La Corporación municipal leridana acordó retirar la calle dedicada al Marqués de la Ensenada a petición de la Plataforma 8 de abril de Lleida, que presentó cerca de mil firmas para que el nombre del ideólogo de la Gran Redadacontra los gitanos desapareciera del callejero.

Y Cádiz, la ciudad más antigua de occidente, dio la nota

     “Es un acto de justicia y es mucho más que eso» afirmó el alcalde José María González Santos ‘Kichi’ en el acto de cambio de rotulación de la calle Marqués de la Ensenada por calle Pueblo Gitano. La fecha elegida para el cambio está llena de simbolismo porque este 8 de abril se celebra el Día del Pueblo Gitano en todo el mundo, pero el escenario del cambio, el nombre eliminado, también tiene una enorme carga sentimental, histórica y política” (Lo dijo el alcalde de Cádiz “Kichi”). Y junto al alcalde, acompañado de buena parte de su equipo de gobierno, estaba la diputada en el Parlamento de Andalucía y portavoz de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, en compañía de Sandra Heredia, edil de Adelante Sevilla del Ayuntamiento sevillano y del historiador Miguel Ángel Vargas.

Si el marqués hubiera pasado por Cádiz antes de dictar su redada, hubiera sido incapaz de culminarla porque Cádiz, como sus gitanos, resistió a los fenicios, a los cartaginese, a los romanos y hasta a los musulmanes que entraron por el sur de su provincia. Cádiz, la que vio la luz 1.100 años antes de que naciera Jesucristo, solo se abrió, desde la Caleta hasta Puerta Tierra, para abrazar a los gitanos que llegaron al final del siglo XV para alimentar sus esencias en el Barrio de la viña.

El desgraciado Marqués de la Ensenada no pudo con los herederos de aquellos gitanos que hoy han logrado que despareciera su nombre de la calle que lo ha soportado desde hace tantos años. Por eso hoy estamos de fiesta maravillados de que la “salada claridad” con que Manuel Machado definió a Cádiz haya oscurecido para siempre el nombre del mayor racista de su época.

Día mundial de los rromà

Juan de Dios Ramírez-Heredia Montoya -Abogado y periodista – Unión Romaní – 4 de abril de 2022

Sí, el día 8 de abril, todos los gitanos del mundo celebramos nuestro Día Mundial. Celebración que tiene por objeto resaltar en primer lugar lo que todos los gitanos y gitanas (rromà) del mundo estimamos como el bien más preciado de nuestra existencia: el amor a la libertad. Y por ser un pueblo libre hemos sacrificado, a lo largo de la historia, lo que otros pueblos no han sabido valorar. Y cuando la libertad nos fue negada por el invasor de la India en los siglos IX y X los rromà prefirieron no perder su tesoro porque, como escribió Malcolm X, el líder radical más famoso de los Estados Unidos, que murió asesinado cuando solo tenía 39 años, “nadie te puede dar la libertad, nadie te puede dar la igualdad, nadie te puede dar la justicia. Si eres un hombre, la tomas.

El año pasado no pudimos celebrar como se merecía, el 50 aniversario del mítico Congreso de Londres celebrado el 8 de abril de 1971. Aquel Congreso representó un “antes” y un “después” en la historia del pueblo gitano. Quienes tuvimos la suerte y el privilegio de participar en aquel acontecimiento no imaginábamos la importancia y la repercusión que tendrían los acuerdos que allí se tomaron.

Permítanme que les diga que para mí mismo, todo que ví y oí en aquellos días era nuevo. Ante mi se abría un panorama diferente a todo lo que había podido imaginar. Descubrí a gitanos concienciados de que habían alcanzado el ideal supremo de luchar por conseguir el modelo de sociedad magistralmente expresado por Rosa Luxemburgo: “Un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”.

No es extraño, pues, que nada más separarnos para regresar a nuestros países respectivos, la semilla sembrada en nuestros corazones aquel 8 de abril de 1971 empezara a dar sus frutos. Cada logro alcanzado nos reafirmaba en que estábamos en el mejor de los caminos: el de la revolución gitana que no significa violencia, significa movilización de conciencias. Por eso decidimos movernos y de ese movimiento nació la Unión Romaní, convencidos de que quien no se mueve, no siente sus cadenas.

 

Y así nació el 8 de abril

La celebración, cada 8 de abril, del Día Internacional del Pueblo Gitano tiene lugar en diferentes países del mundo y es un reconocimiento de la historia, la lengua y la cultura del pueblo gitano. Y fue en el cuarto Congreso Mundial Romaní, que se celebró en Serock, Polonia, cuando se designó oficialmente el 8 de abril como el Día Internacional del Pueblo Gitano, en recuerdo del primer congreso de Londres.

Pero, ¿Cuántos somos?

Seguidamente les ofrezco una relación que puede dar una visión bastante aproximada de cuantos somos y qué presencia tenemos en los diferentes países del mundo. Evidentemente no todos los datos que aquí ofrecemos son datos oficiales porque hasta ahora son muy pocos los países que tienen establecido en sus censos de población el origen étnico de sus habitantes. De igual forma debo decir que la información que tenemos de países ubicados en África y Oceanía no están suficientemente verificados.

Sí puedo asegurarles que las cifras que aquí se ofrecen tienen un origen contrastado, lo que no debe impedir que sean revisadas y actualizadas.

El infierno se ha instalado en Ucrania

Juan de Dios Ramírez-Heredia Montoya – Vice President for external affairs -Presidente de Unión Romani española, 23 de marzo de 2022

Kamló phral: (Querido hermano) Mr. Normunds Rudevics. Presidente de la Unión Romaní Internacional. RIGA (Letonia)

Ante todo, pido a Dios que tú y tu familia gocéis de la salud y la libertad que merecéis y que son los mayores bienes a los que nuestro pueblo puede aspirar.

Mediante estas líneas quiero reclamar tu atención a propósito de la dramática situación por la que están atravesando buena parte de nuestros hermanos Rromá (gitanos) en Ucrania. Quiero suponer que, por razones de cercanía y vecindad, desde tu país, tendrás un conocimiento suficientemente claro del sufrimiento y la persecución a que están siendo sometidos, por unos y otros, los casi 400.000 gitanos y gitanas que pueblan el país.

Hasta mí, desde esta lejana España, llegan noticias tan alarmantes de la persecución y el trato inhumano que sufren las familias gitanas, que me veo obligado a pedir tu intervención personal con el fin de movilizar cuantas fuerzas estén a tu alcance para poner fin a tanta barbarie. Las imágenes que llegan hasta nosotros son de un realismo tan lacerante que obligan a no perder ni un minuto en denunciarlas y pedir la condena de los causantes de esos atropellos.

Han tenido que pasar muchos años desde que acabara la Segunda Guerra Mundial para que la humanidad tuviera conciencia de que el exterminio nazi en los campos de la muerte centroeuropeos, son un reflejo de lo que están padeciendo nuestra gente en la frontera ucraniana.

Soy consciente de que Ucrania es un país en guerra y de que tanto la policía como el ejercito están ocupados en defenderse del ejercito invasor. Pero en Ucrania, estimado Normund, existe un racismo cruel e histórico contra nuestra gente. Los ultranacionalistas ucranianos son nazis. Seguramente tú lo sabes mejor que yo. La historia reciente así lo demuestra. En nuestra memoria están las escenas de violencia extrema llevada a cabo contra nuestra comunidad, en el año 2018, cuando miembros de las Brigadas Nacionales destruyeron las tiendas de campaña en un campamento de romaníes en el parque Holosiivskyi. Los miembros de la organización llegaron al asentamiento con hachas y martillos, cuando los propios gitanos, asustados, estaban abandonando el lugar. Lo destruyeron todo.

Algunos medios de comunicación europeos están difundiendo unas imágenes impensables en los tiempos que corren. Un grupo de gitanos y gitanas trataban de escapar de Kiev días pasados, pero al llegar a Leópolis, la ciudad que es una joya de historia y cultura mundial, fueron apresados por un grupo de racistas —algunas informaciones dicen que también intervinieron militares ucranianos— y les ataron a los postes para humillarlos. Te adjunto algunas fotografías. Por lo visto, estas acciones no son casualidad. Los nacionalistas ucranianos ya las hacían contra la población durante la II Guerra Mundial siguiendo una antigua tradición nazi de los racistas ucranianos.

     Amnistía Internacional Ucrania Manifestó en su día que los ataques contra las comunidades romaníes dan testimonio de la naturaleza sistémica de la vergüenza y la total impunidad de los atacantes. La defensora del pueblo, Lyudmila Denisova , señaló que “esta situación muestra signos claros de discriminación por motivos de nacionalidad e incitación al odio contra la minoría nacional romaní”.

 

En consecuencia, con lo expuesto

Te pido que ordenes una investigación lo más precisa que se pueda sobre las circunstancias que hacen imposible la vida de nuestros hermanos en Ucrania. Y que instes al “Presidium” de la Unión Romaní Internacional (IRU, por sus siglas en inglés) a que cada uno de sus miembros, en sus respectivos paises, desarrollen cuantas acciones políticas, diplomáticas y de ayuda humanitaria ayuden a mejorar las condiciones de vida de quienes lo han perdido todo.

Te anuncio igualmente que por mi condición de Vicepresidente, responsable de Asuntos Exteriores de nuestra organización Internacional, reclamaré la protección de las familias gitanas ucranianas tanto de los Gobiernos enfrentados como de las autoridades de la Unión Europea y del Secretario General de las Naciones Unidas.

Sastipen thaj mestipén (Salud y Libertad)

Te aves baxtaló (Que seas feliz) Tradicional saludo de los gitanos europeos

Esto es lo que soy

Juan de Dios Ramírez-Heredia, Abogado y periodista – UNION ROMANI – 8 de marzo de 2022

Empezando por lo accidental y terminando por lo trascendente.

Primero soy europeo.
Segundo, soy español.
Tercero, soy andaluz.
Cuarto, soy de Puerto Real (Cádiz).
Quinto, soy cristiano.
Sexto, soy socialista.
Séptimo, soy gitano.

Las seis primeras cualidades de mi existencia son accidentales

Primero, soy europeo, pero igualmente podría ser africano o asiático si hubiera nacido en cualquiera de esos continentes.

Segundo, soy español, pero sería francés, ruso o argentino si mi madre me hubiera parido en Francia, en Rusia o en Argentina.

Tercero, soy andaluz, pero ¿por qué no catalán, gallego o extremeño? Todo consiste en el certificado de nacimiento que te da el Registro Civil.

Cuarto, soy gaditano -¡qué suerte la mía de haber abierto los ojos en la tierra que dio a luz la primera Constitución democrática y liberal de España-, pero igualmente podría ser alcalaíno por ser la tierra donde nació el autor del Quijote.

Quinto, soy cristiano por tradición y porque creo que en el Evangelio está la clave del respeto y el amor entre las personas. Pero igualmente podría ser budista o simplemente ateo.

Sexto, soy socialista porque creo que el socialismo es quien mejor puede llevar a cabo el cumplimiento de los ideales de justicia, libertad, solidaridad y respeto que nos debemos todos los seres humanos. Pero en su lugar también podría ser conservador o comunista.

Todo lo dicho hasta aquí es temporal y circunstancial. Todo es aparentemente bueno y todo puede cambiarse justificadamente. Sin embargo, lo que permanece inalterable, lo que ni siquiera yo mismo podría cambiar porque forma parte de mi ente personal e intransferible es mi condición de gitano. Por esa razón:

Primero: Aunque pudiera ser europeo, americano o asiático, siempre seré gitano.

Segundo: Sea cual sea mi nacionalidad, siempre seré gitano.

Tercero: Por encima de la región del mundo donde haya nacido, siempre seré gitano.

Cuarto: Mi patria chica es la que es, pero podría ser cualquier otra. Sin embargo, siempre seré gitano.

Quinto: Pudiendo ser cristiano, o musulmán, o budista o ateo, siempre seré gitano.

Sexto: Ser socialista, liberal, conservador, de izquierdas o de derechas no me impide ser siempre gitano.

Todo lo dicho hasta aquí es verdad, es temporal y es cambiante

  • Lo que nunca cambiarán son mis raíces gitanas, milenarias.
  • Lo que nunca cambiará es el sentimiento de familia (la familia es lo más importante) que para cualquier gitano que se precie es lo primero.
  • Lo que nunca cambiará es el respeto, la veneración y la obediencia que debemos a nuestros padres y ancianos. Ellos son el fundamento de nuestra vida en sociedad.
  • Pero por encima de todo, por encima del bien y del mal, por encima de todas las leyes que puedan dictar “los gachés”,― o los gitanos si algún día gobernamos en este país―, lo que nunca nadie ni nada podrá cambiar es que me tuvo nueve meses en el vientre una gitana, y allí, en el claustro sagrado de la maternidad, aprendí a quererla y a respetarla.

Por eso ante ella me rompo la camisa, y coloco a la mujer gitana en lo más alto de mi vida y de nuestra estirpe.

Los gitanos del ejército ucraniano están luchando contra los ocupantes rusos: “Nacimos en Ucrania y la estamos defendiendo”

Juan de Dios Ramírez-Heredia Montoya – Abogado y periodista – UNION ROMANI – 28 de febrero de 2022

Viktor Chovka es un periodista de la cadena de radio y televisión “TV21 Ungar en Uzhhorod, Ucrania,” quien ha confirmado, en una entrevista que le han hecho en Radio Romanó de Suecia, que los gitanos enrolados en el ejército ucraniano están luchando contra los ocupantes rusos. Él mismo manifestó que acababa de regresar de Inglaterra para unirse a su familia.

Como todo el mundo sabe, cuando escribo este comentario en la tarde del domingo, los ataques se concentran en la capital, Kiev donde viven un número considerable de romaníes. Estos sufren también por la angustia que están pasando sus familias que viven en Eslovaquia, en la República Checha y en los países vecinos. “Los gitanos —dijo Chovka— tienen familia en todo el mundo”.

     Efectivamente hay muchos soldados gitanos en Ucrania. “Muchos de los romaníes que se convirtieron en soldados hace mucho tiempo firmaron contratos con el ejército ucraniano y no podrían irse ahora porque nadie les permitirá cruzar la frontera. PeroTambién hay muchos romaníes que quieren ir a la guerra, porque este es el lugar donde nacimos: Ucrania”, dijo Chovka.

     Myroslav Horvat, un activista romaní en Ucrania, dijo a Radio Romanó que “los romaníes están conmocionados. Hay mucho estrés aquí porque es bastante complicado, por ejemplo, solo para comprar comestibles”, y agregó que la mayoría están preocupados por cómo se ganarán la vida, porque sus trabajos terminaron cuando comenzó la guerra.

     Horvat comparte fotografías de los soldados romaníes en el ejército ucraniano en su perfil de Facebook, que muestra la bandera de Ucrania. Julian Kondur, otro activista gitano de la organización Chiriclí en Ucrania, describe la situación del pueblo romaní en Kiev de la siguiente manera: “Todos estamos haciendo todo lo posible para mantenernos a salvo, estar con nuestras familias y estar preparados para defender nuestros hogares. Confiamos en nuestro ejército y defenderemos nuestro país”,

A pesar de todo el antigitanismo también ha estado presente en Ucrania

     Ucrania es un país muy grande. Más grande que España. Tiene más de 600.000 kilómetros cuadrados (España tiene 505.000 kilómetros) y una población muy similar a la española, de casi 45 millones de habitantes. Y como en tantos países del Este de Europa el antigitanismo ha estado presente.

     Fue en junio de 2018 cuando se desató un clima de violencia racista, nazi y de corte fascista contra la comunidad gitana de Ucrania cuya población se acerca a los 300.000 habitantes. La Comunidad de San Egidio de Kiev denunció públicamente los atropellos que estaban sufriendo los gitanos en diversos puntos de la nación. Así, en el asalto violento al campamento en el que vivían algunas familias gitanas de Leópolis, en el barrio de Sokilniki, mataron a un joven de 24 años y causaron lesiones a otras tres personas entre las que había un niño de 10 años. Pero antes fueron víctimas quienes malvivían en los campamentos de Lisa Gora y el 7 de junio en el parque Golossevoa; en Ruden, en los alrededores de Leópolis, el 9 de mayo. Y en Velika Beresovitsa, en los alrededores de Ternopil, el 22 de mayo unos 15 hombres atacaron a un grupo de gitanos que estaban preparando la cena en una hoguera. Los asaltantes irrumpieron la comida y comenzaron a disparar. Varias tiendas fueron incendiadas y los gitanos huyeron hacia el bosque. El director de la Policía en la región, Alexander Bogomol, explicó que los gitanos procedían de la región de Transcarpatia y que habían acampado junto a una fábrica azucarera. Subsistían como chatarreros.

     La comunidad de San Egidio, que está libre de toda sospecha, afirma que, como casi siempre, esta violencia racista se manifiesta contra familias de ciudadanos ucranianos que son gitanas y que viven pobremente con muchos niños en campamentos de chabolas y tiendas en mal estado.

Los gitanos y las gitanas siempre han estado presentes en Ucrania

     Los gitanos de Ucrania en su mayoría son de origen ruso. Antes de que Ucrania consiguiera su independencia en 1991, dos años después de que cayera el Muro de Berlín, la población gitana superaba ampliamente el millón de personas. (Hoy las personas gitanas que habitan Rusia alcanzan las 825.000) Es natural, por lo tanto, que la aportación de la comunidad gitana a la conformación de la cultura colectiva de esta parta de Europa fuera ampliamente conocida.

     Valeri Novoselski fue un gitano ucraniano comprometido. Nació en 1970 y murió en 2016 en Riga (Letonia). Activista incansable fue uno de los creadores de la Red Virtual Romaní y desarrolló su trabajo tanto en Ucrania como en Siberia del Este, en Moscú y finalmente en Israel. Me complace manifestar que en julio del año 2000 fue elegido miembro de la Unión Romaní Internacional, institución en la que coincidimos juntos. Todos le recordamos.

     Eugene Hütz es conocido en el mundo de la música internacional como creador de “transglobal gypsy punk rock”.nació en Boyarka, cerca de Kiev, el 6 de septiembre de 1972, en una familia ruso-ucraniana-romaní. Su padre, un carnicero, tocaba la guitarra en Meridian, una de las primeras bandas de rock en Ucrania.

     Hütz comenzó su carrera musical en Ucrania con la banda Uksunsnik. En 1997, se trasladó a Nueva York donde conoció a los miembros de ‘Gogol Bordello’ entre ellos el violinista Serguéi Riabtsev, el acordeonista Yuri Lemeshev, el guitarrista Oren Kaplan, el percusionista Pedro Erazo, el baterista Eliot Ferguson, y las bailarinas Pam Racine y Elizabeth Sun. Poco después de la formación de este grupo, la banda ya contaba con una legión de fanes alrededor del mundo, y su número aumentaba día a día. “Gogol Bordello” logró conectar las influencias gitanas con las culturas occidentales y del este de Europa. Hasta el día de hoy, esta banda ya ha publicado siete álbumes de estudio.

     Katarzina Pollok es una pintora y escultora de reconocimiento internacional. Nació el 1 de septiembre de 1961, en Kiev. Es una mujer gitana comprometida con las minorías y con frecuencia se manifiesta sobre la memoria de Holocausto gitano. Ella es hija de un niño que sobrevivió a la tragedia de los campos de exterminio de la locura nazi.

Llamamiento a la solidaridad

     Según datos emitidos por ACNUR este domingo, la cifra de refugiados ucranianos asciende hoy a 368.000 civiles. Y esta cifra seguirá creciendo irremisiblemente. En estos momentos ya han llegado a Polonia unas 150.000 personas,principalmente mujeres y niños, así como hombres que no tienen edad de combatir. Y según la ONU hasta cinco millones de ucranianos abandonarían sus hogares y se repartirían por los países vecinos.

     A Moldavia han llegado más de 20.000.  Y sus fronteras siguen abiertas a todos los ucranianos. A Rumanía más de 43.000. A Hungría han llegado más de 71.000 ucranianos, en su mayoría mujeres, arrastrando maletas y empujando carritos infantiles.

     Las escalofriantes imágenes que los medios están difundiendo ha ocasionado que multitud de personas estén llamando a las asociaciones para saber como pueden ayudar y especialmente como pueden ofrecer acogida, especialmente a las familias con niños.

     A nuestro juicio, la vía más directa y eficaz para encontrar información es la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Avenida General Perón, 32 2º derecha. 28020. Madrid. Teléfonos: 915 980 535 Email: info@cear.esSin olvidar a ACNUR. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados es el organismo de las Naciones Unidas encargado de proteger a los refugiados y desplazados por persecuciones o conflictos, y promover soluciones duraderas a su situación, mediante el reasentamiento voluntario en su país de origen o en el de acogida. Para establecer contacto para temas sobre asilo y refugio: spama@unhcr.org o llamando al teléfono +34 661 706 462

     Finalmente, dos frases para meditar. La primera es de Cicerón: “Preferiría la paz más injusta a la más justa de las guerras”.

     La segunda es de Jean Paul Sartre: “Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren”

Queremos que se nos oiga, fuerte y claro, en Europa

PLATAFORMA KHETANE, 8 de febrero de 2022

Cuatro organizaciones gitanas representarán a España en la selección de los programas que financie la Unión Europea

     La iniciativa la ha tomado la Comisión Europea que quiere tener un mejor conocimiento de la realidad gitana en todos los países que integran la Unión Europea. Y para ello ha puesto en marcha una acción de investigación (“Monitoreo” es el nombre adoptado) que acompañe al Nuevo Marco Europeo para la Igualdad, la Inclusión y la Participación del Pueblo Gitano que fue aprobado el 7 de octubre de 2020.

     A nadie se le escapa que estamos ante un proyecto que puede y debe ser de gran importancia para toda la comunidad gitana española. Pero que para su realización necesita dotarse de unos medios lo suficientemente fuertes que garanticen no solamente la idoneidad de los programas que se proyecten, sino la verdadera representación de los gitanos y las gitanas europeos.

     En España ha sido la Plataforma Khetané la que firmó el contrato de servicios con la Central European University (CEU), líder del consorcio que implementa este proyecto en todos los Estados miembros de la Unión Europea. Y de acuerdo con las condiciones que marca dicho contrato, la Plataforma Khetané, en nombre de la Coalición de Coordinación de España ha hecho pública una “Convocatoria pública para completar la Coalición Estatal en el Estado Español, el día 3 de febrero de 2022.

 

Cuatro organizaciones gitanas españolas serán líderes del proyecto

     La Plataforma Khetané ha sido la encargada de proponer los nombres de las cuatro organizaciones que completarán la Coalición Estatal en España. Y para ser candidata se ha de cumplimentar un formulario que se debe solicitar a la siguiente dirección:

europa@plataformakhetane.org

     Suponemos que la mayoría de las asociaciones gitanas españolas habrán recibido el extenso comunicado que ha enviado Iñaki Vázquez Arencón que contiene detallada información sobre los planes y objetivos que se pretenden alcanzar. No obstante, quienes estéis interesados en participar en este ambicioso proyecto podéis poneros en contacto con Iñaki en la siguiente dirección.

Plaza Luca de Tena, 2, local
28045 Madrid
Teléfono 915 047 496

plataformakhetane.org
info@plataformakhetane.org

Censo eslovaco: más de 156.000 personas declararon ser de nacionalidad romaní, y más de 100.000 declararon tener el rromanò como lengua materna

Juan de Dios Ramírez-Heredia Montoya – Abogado y periodista – Unión Romaní – 24 de enero de 2022

Eslovaquia es un pequeño país de 49.000 km. cuadrados, es decir, la mitad de la superficie que tiene Castilla y León. Su población no alcanza los cinco millones y medio de habitantes, y su accidentada historia es un ejemplo de la firmeza con que sus naturales han querido ser siempre lo que son.

Cuando se desmoronó el Imperio austrohúngaro en las vísperas de la Primera Guerra Mundial de 1914, Eslovaquiafue atacada años después por la entonces denominada República Soviética Húngara que se anexionó un tercio de su territorio convirtiéndose temporalmente en la República Soviética Eslovaca. En fin, un verdadero caos. Pero fue en 1939 cuando Eslovaquia alcanzó el estatus de Estado separado como consecuencia de la presión que ejercían sobre la zona tanto Alemania como Hungría. La consecuencia fue nefasta porque el gobierno eslovaco adoptó abiertamente la ideología nazi.

Pero en 1989 Checoeslovaquia desparece como tal al mismo tiempo que lo hace el comunismo, lo que propició la creación de dos Estados: Eslovaquia y la República Checa, los cuales se separaron después del 1 de enero de 1993, de común acuerdo y de un modo pacífico. Eslovaquia se convirtió en miembro de la Unión Europea en mayo de 2004.

 

Los gitanos de Eslovaquia

En este pequeño país situado en la Europa Central que tiene por fronteras a Polonia al norte, Ucrania al este y Hungríaal Sur, viven unos 500.000 gitanos. Y de ellos los 7.000 gitanos y gitanas que habitan el barrio de Lunik IX, en la ciudad eslovaca de Kosice, — considerado un verdadero gueto en el corazón de Europa—, se quedaron sin ver al Papa Francisco cuando en septiembre del año pasado fue a visitarles. Las autoridades tan solo permitieron que un pequeño grupo de gitanos se situaran en primea fila delante del pontífice. Los demás fueron confinados a permanecer en sus casas.

Desgraciadamente quienes sufren las principales consecuencias del racismo que padecen los gitanos en Eslovaquia son los niños quienes casi en un 20% se encuentran en situación de extrema pobreza. Amnistía Internacional lo ha denunciado con gran claridad: “En zonas con amplia población gitana, al menos tres de cada cuatro menores que acuden a las escuelas destinadas a un alumnado con “discapacidad mental leve” son de esta etnia. En todo el país, los niños y niñas gitanos suponen el 85 por ciento de los estudiantes que asiste a aulas especiales. La discriminación y la segregación en las escuelas eslovacas limita brutalmente las oportunidades de futuro los niños y las niñas e impiden que la población romaní participe por completo en la sociedad eslovaca, aislándola en un círculo de pobreza y marginación”.

 

Sin embargo, orgullosos de ser gitanos

Cuando las autoridades eslovacas decidieron realizar el año pasado el censo de su población permitieron que los inscritos pudieran señalar en el formulario su pertenencia hasta dos nacionalidades. Lo que suscitó una grave controversia, especialmente entre los grupos pertenecientes a las minorías étnicas. Obviamente fueron los ciudadanos de ascendencia húngara los que se opusieron a la posibilidad de incluir una segunda nacionalidad. No lo consiguieron. Un total de 5.153.712 habitantes respondieron a la pregunta de nacionalidad.

Fueron exactamente los húngaros quienes mencionaron con más frecuencia una sola nacionalidad, 422.100 de ellos (7,75 % de los encuestados), mientras que las personas que mencionaron su nacionalidad como romaní quedaron en segundo lugar. Muy en la cola siguieron los originarios rutenos, ucranianos y hasta los cheos que fueron mencionados por el 0,53 % de los encuestados.

En general, por lo tanto, la nacionalidad romaní fue registrada por 156.185 habitantes, el número más alto en la historia del censo después de 1989 en esa parte del mundo. Sin embargo, en ese número influye el hecho de que anteriormente no se podía enumerar una segunda nacionalidad, y el fenómeno de tener más de una nacionalidad es más frecuente precisamente entre los gitanos.

El número de romaníes que viven realmente en Eslovaquia se estima en unos 500.000, lo que significa que más del 31% de ellos figuraron como ciudadanos romaníes durante el censo del año pasado.

 

El Rromanò se reafirma como el idioma universal de los gitanos

Casi el 82% de los encuestados afirmó que el eslovaco es su lengua materna. Pero seguidamente, por encima de todas las demás nacionalidades, un total de 100.526 encuestados mencionaron el romanés como su lengua materna.

Un aliciente más para que los gitanos y las gitanas españoles —y los gadchés también— que quieran aprenderlo no cejen en el empeño.

 

Chorrí bají le diñelen al berge 2021

Juan de Dios Ramírez-Heredia – Abogado y periodista – Unión Romaní, 1 de enero de 2022

Estoy maldiciendo al año 2021 que por fin desaparece y lo hago en kaló, el lenguaje que hablan los gitanos y las gitanas españoles, y que es la forma de hablar que yo aprendí en mi casa de Puerto Real desde que tengo uso de razón. Y ruego a los jóvenes gitanos que están haciendo un gran esfuerzo por recuperar nuestro viejo idioma que no se enfaden conmigo por usar la forma tradicional con que nuestros padres han hablado durante muchísimos años. Los que estudian ahora están aprendiendo a usar el Rromanó que es la forma correcta con que se comunican los catorce millones de gitanos y gitanas que poblamos el planeta. Y hacen bien. Pero en estos momentos debemos ser conscientes de que para la inmensa mayoría de los gitanos españoles es sumamente difícil hacer la transición desde el kaló tradicional al Rromanó universal sin valorar adecuadamente lo que, para nosotros, los gitanos españoles, portugueses y del sur de Francia representa el idioma de nuestros padres.

Fue precisamente George Borrow (1803-1881) quien dio el tiro de salida cuando publicó en Badajoz. en1836, la traducción al kaló del Evangelio de San Lucas. Texto fundamental que nos da la seguridad científica de que lo que Borrow escribió lo hizo copiando la forma de hablar de los gitanos de entonces. De esta forma se aseguraba de que el mensaje que pretendía llevar a sus oyentes podía ser entendido.

Y así ha permanecido hasta nuestros días. Sorteando siglos de persecución y prohibiciones, el kaló ha seguido vivo siendo hoy una de las principales señas de identidad del pueblo gitano.

Chorrí bají le diñelen al berge 2021

La traducción literal de esta frase es “mala suerte le den al año 2021”. Pero la interpretación más ajustada a lo que con ella se quiere decir, sería: “mala ruina tenga el año 2021”. Es decir, estamos echándole una maldición a este año que tanto dolor y preocupación ha traído a buena parte de la humanidad.

Se podría decir que la maldición gitana tiene una gran fuerza resolutiva. De la misma manera que otros podrán opinar que eso es una chorrada. Y no es así. La vida diaria está llena de testimonios que vinculan el comportamiento humano al compromiso dado ritualmente de cumplir con la palabra dada. En todas las legislaturas en que he renovado mi condición de diputado he jurado cumplir con las obligaciones de mi cargo lo que supone un compromiso religioso ante Dios de que seré fiel a mi juramento. Otros diputados y diputadas optan por decir “prometo” lo que supone una cierta forma laica de colocar el honor personal por encima de cualquier otra consideración. Pero todos los estudiosos están de acuerdo en reconocer que el juramento está ligado a ritos mágicos que en su origen tuvieron un componente esencialmente religioso. La profesora Carmen Castañón Jiménez que a mi juicio es quien mejor se ha ocupado de este acto social, reconoce que quien contrae el vínculo invocando a los dioses o deidades como testigos, aceptan una maldición autoimpuesta en caso de falta al juramento o perjurio.

Pido, pues, respeto intelectual —lo que no quiere decir, obviamente, aceptación— al papel que las viejas gitanas, —una vez más la ancianidad se manifiesta como fuente de sabiduría y de poder— han jugado, y siguen jugando, a lo largo de nuestra historia.

He podido comprobar que las maldiciones —no solo las de los gitanos— forman parte de la historia de la civilización. Desde los tiempos remotos en que Josué amenazó a sus seguidores diciéndoles que “…si traspasareis el pacto de Jehová vuestro Dios que él os ha mandado, entonces la ira de Jehová se encenderá contra vosotros, y pereceréis prontamente en esta buena tierra que él os ha dado.” Sin olvidar las modernas formulas en las que se recuerda a quienes toman posesión de sus cargos que, si no cumplen con lo prometido, “que Dios os lo demande”.

 

2021 ha dejado un reguero de muertes y de desgracias

Yo no puedo hablar en nombre de todos los gitanos. Nunca lo he hecho. Me merece mucho respeto un pueblo que ha sido capaz de enfrentarse a tantas tragedias para que una sola persona pueda erigirse en profeta de su destino. Sí puedo, sin embargo, apelar a mi propia condición de serlo para maldecir al año 2021 que tantas desgracias ha traído a la humanidad y más concretamente a los gitanos.

Este año heredó la pandemia surgida en 2020 y se mutó en olas asesinas que acabó con la vida de entre siete y diez millones de personas en el mundo habiendo logrado infectar a más de 143 millones en los cinco continentes.

Pero a nosotros, los gitanos, al margen de la Covid-19, 2021 nos dio el zarpazo en Afganistán donde miles de hombres y mujeres gitanos se han visto constreñidos por los nuevos dirigentes.

Y en Europa, por señalar un solo caso por todos, la muerte de Stalisnav Tomás, un hombre gitano de 46 años a manos de la policía checa ha sido calificada como “aborrecible, brutal e inhumana”. Las imágenes que han llegado hasta nosotros y que se han difundido por todo el mundo son escalofriantes. La TV nos ha mostrado un vídeo en el que se ve como un policía checo asesina a un hombre gitano poniéndole una rodilla en la garganta hasta asfixiarlo

Y en América, la policía militar de Vitòria da Conquista (Brasil) salió de caza matando en el acto a cualquier gitano o gitana que se encontraban en su camino. Y no solo eso, los policías estuvieron promoviendo una verdadera caza y matanza de las familias gitanas de la ciudad y la región

Y en España, en este desgraciado 2021, ha sido el Tribunal Constitucional el único animal que ha tropezado dos veces en la misma piedra. Dicho sea, con todo respeto. Han vuelto a negarle a una gitana su pensión de viudedad porque dicen los magistrados que el matrimonio gitano no vale. Pero nuestro Tribunal Constitucional no escarmienta. Tropezó en el año 2009 y ha vuelto a tropezar en 2021. Cosa que no hacen los burros. Su instinto les advierte de dónde está la piedra y cuando llegan a ella la bordean y así no caen al suelo. En el año 2009 el Tribunal de Estrasburgo nos dio la razón. Esperamos que en el año 2022 nos la vuelvan a dar.

Pero 2021 no quiso decirnos adiós sin dejar su huella en un dramático suceso ocurrido en el puerto del Pireo, en Grecia. Una niña gitana de ocho años encontró su muerte atropellada por una puerta metálica. La gitanita, ¡ocho años, no se olvide!, estuvo agonizando durante más de 20 minutos porque la pesada puerta metálica le aplastó la columna vertebral. Murió de asfixia y hemorragia interna. Pero lo verdaderamente grave, inhumano y condenable es que hasta siete personas pasaran por delante de la pobre niña que se moría aprisionada por la pesada puerta metálica y no hicieran ni siquiera el gesto de ayudarla a salir de aquella terrible trampa.

2021 pasará a la historia como el año en el que las fuerzas ocultas del racismo latente en nuestro país intentaron hacer desaparecer a la Unión Romaní. Por ahora no lo han conseguido. Lo que sí han logrado es alertarnos de que quienes pretenden ser juez y parte, importándoles un bledo el sufrimiento de los más débiles, deben ser señalados con la fuerza de la supervivencia con que nuestras viejas gitanas maldecían a los malos. Amén.

Parlament català

Josep Juanbaró, info@sdrca.barcelona – SDRCA, Assoc. – Les Corts – 9 de desembre de 2021

La comunitat autònoma catalana  disposa d’un Parlament de 135 escons a Barcelona. Les actuals circumscripcions electorals són les 4 províncies catalanes; Barcelona, Girona, Lleida, i Taragona

Malgrat els ajustos que es fan per la població, els possibles vots de les persones físiques no proporcionen el principi d’una persona, un vot

Un possible sistema per ajudar que els 135 escons siguin proporcionals a la població de Catalunya és considerar en primer lloc una circumscripció única que abraci la població de tot Catalunya (llistes tancades). Es desconsideren les províncies

Per compensar amb el territori es proposen llistes obertes, cadascuna per comaques. Hi ha dues excepcions; l’Aran (un territori autònom català) i el Barcelonès ( agrupa la major part de la població catalana)

A efectes pràctics hi ha uns altres 43 espais electorals, incloent la comarca candidata del Lluçanès. L’ajust més important és al Barcelonès: 1 diputat per l’Hospitalet de Llobregat, 1 per Santa Coloma de Gramenet, 1 per Sant Adrià de Besòs, 1 per Badalona, i 10 per Barcelona (els 10 districtes de Barcelona)

Així doncs tindríem 56 diputats territorials més 79 de tota l’única circumscripció catalana (59% dels escons)

Aquest sistema no només pondera territoris i electors sinó que permet definir l’Oficina del dipùtat territorial a cadascun dels territoris. Una forma més plaent donat que el Parlament està distribuït arreu

 

Larga vida a nuestra Constitución

Juan de Dios Ramírez-Heredia – Abogado y periodista – Diputado constituyente – Unión Romaní – 6 de diciembre de 2021

Hoy, día 6 de diciembre, fecha en la que hace 43 años el pueblo español se dio a asimismo el texto normativo más importante de su historia, estoy triste, muy triste porque me gustaría estar en Madrid, en el Congreso de los Diputados, como he hecho durante tantos años para celebrar con mis compañeros de entonces tan gloriosa efemérides.

Pero no, estoy en Barcelona tratando de digerir la rabia y la pena que me causa la decisión de la mesa del Congreso de no invitar a los parlamentarios constituyentes al encuentro que cada año nos permitía evocar juntos una época irrepetible de nuestra historia.

Dicen que la culpa ha sido por la pandemia, pero no es verdad

Y no lo es porque el acto solemne se ha celebrado al aire libre. Se podría entender si hubiera sido en el interior del hemiciclo. Pero no, ha sido en la carrera de San Jerónimo y en la escalinata que da acceso a la Puerta de los Leones donde la presidenta del Congreso ha leído su buen construido discurso. Los constituyentes no hemos sido invitados porque quienes lo han decidido han carecido de la sensibilidad necesaria para entender en qué circunstancias históricas se produjo la redacción del texto constitucional.

Juventud, divino tesoro

Lo escribió Rubén Darío. Sin duda su más conocido poema. Y así de jóvenes son todos los que hoy mandan en nuestro país. Cosa que a mí me parece algo saludable, pero que no deberían olvidar que el poeta completó la imagen diciendo:

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro
y a veces lloro sin querer

     Nosotros, los constituyentes, también fuimos jóvenes —yo tenía treinta y pocos años— y la juventud se nos fue para no volver. Recuerdo que en una de las últimas celebraciones a las que asistí, le manifesté a un compañero de aquella época mi extrañeza porque veía que éramos muy pocos los presentes. “¿Qué ha pasado —le pregunté— acaso no han sido invitados?” No, hombre, no. Es que se han muerto.

Así sucedió y así lo cuento

Permítanme transcribir algunos párrafos de lo que publiqué en 2018 cuando tal día como hoy nuestra Carta Magna cumplió 40 años de edad. Recordaba entonces el día en que el presidente del Congreso, Fernando Álvarez de Miranda, dio la palabra a uno de los secretarios para que procediera a la lectura del contenido de la Disposición Derogatoria con que se cierra la Constitución. Subió a la tribuna el señor Ruiz-Navarro y Gimeno, de la Unión de Centro Democrático y dio lectura, con cierta intencionada torpeza, al texto de la Disposición. Recuerdo que la inmensa mayoría de los diputados gritábamos: “¡Bien, bien, bien!”. Aquello era un clamor. Algunos casi saltábamos exultantes de alegría. La piqueta de la democracia estaba echando por tierra los últimos ladrillos del complejo jurídico que la dictadura había entretejido a lo largo de tantos años. Los constituyentes no queríamos que quedara ni rastro de aquel entramado y estábamos dinamitando los cimientos del franquismo, cuyas piedras angulares se colocaron en plena guerra civil.

“Queda derogada la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado, de 26 de julio de 1947, todas ellas modificadas por la Ley Orgánica del Estado, de 10 de febrero de 1967, y en los mismos términos esta última y la de Referéndum Nacional de 22 de octubre de 1945.”

El bueno del presidente había perdido, a estas alturas, el control del Congreso de los Diputados. Aquello no parecía una cámara legislativa. Era más bien la imagen de un instituto de bachillerato, el último día de curso, cuando los estudiantes cierran los libros para disfrutar de unos meses de playa o montaña, lejos de la disciplina y de las obligaciones escolares. El espectáculo mereció ser filmado por muchas cámaras ocultas. Santiago Carrillo sonreía socarronamente. Dolores Ibarruri mantenía una expresión de serena alegría. Rafael Alberti tal vez pensaba que su marinero había encontrado, al fin, un puerto en el que establecerse sin sobresaltos. Manuel Jiménez de Parga, primer Ministro de Trabajo de la democracia y que luego fue Presidente del Tribunal Constitucional no podía disimular su alegría. Felipe González y Alfonso Guerra se abrazaron fraternalmente. Y Adolfo Suárez, el gran artífice del complejo constitucional, impasible en su escaño, con la misma impresionante seriedad con que aguantó años más tarde la entrada de Tejero en el hemiciclo, no podía ocultar un brillo de emoción en sus ojos. Nadie mejor que él, que se había formado al amparo de aquellas carcomidas vigas antidemocráticas, sabía lo que representaba el montón de escombros que tenía ante la vista. Algunos jamás se lo perdonaron.

Pero el delirio llegó cuando Ruiz-Navarro, tomando aire, carraspeando para propiciar que guardásemos silencio, levantando la voz y empinándose sobre su larga y desgarbada figura, leyó:

― “Quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a lo establecido en esta Constitución”.

El Diario de Sesiones, muy parco en sus descripciones, dice tan sólo: “Los señores Diputados, puestos en pie, aplauden el resultado de esta votación”. Pero no fue así. Yo doy fe de ello, porque yo estaba allí y porque participé en la votación como Diputado por Barcelona. Y si hubiera tenido la oportunidad de redactar esa parte del Diario de Sesiones yo habría escrito: “Los señores Diputados, puestos en pie, aplauden desaforadamente al tiempo que gritan como locos ¡¡bien, bien, muy bien!!. Algunas de Sus Señorías se trasladan desde sus escaños para acercarse a los de los bancos contrarios y se funden en abrazos con quienes son sus adversarios políticos. Finalmente, el señor presidente, advirtiendo tamaña algarabía y consciente de que nadie le escucha ya, da un fuerte golpe con la maza sobre la mesa y levanta la Sesión”.

Larga vida a la Constitución de 1978

La Constitución no es la Biblia por lo que es un texto reformable. Sin embargo, muchos pensamos que antes de abordar semejante empeño se debería echar una mirada al pasado reciente de nuestra historia para no dar ocasión a que se desmorone el edificio constitucional que tanto esfuerzo costó levantar. Y cuando se celebre en 2028 el 50 aniversario de este texto providencial, tal vez no será necesario invitar a los parlamentarios que lo hicimos porque lo más probable es que lo celebremos desde otro lugar donde gozaremos de mejores vistas.